Alumnas de Derecho UDP cuentan su experiencia durante las pasantías internacionales en la Corte y Comisión Interamericana de DD.HH.

Como todos los años, la Facultad de Derecho de la UDP realiza una convocatoria para las pasantías internacionales en Derechos Humanos. En total, son dos cupos para la relatoría en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en Washington D.C., y otra para la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en San José (Costa Rica).

Sofía Andrade y Macarena Contreras fueron seleccionadas para la pasantía en la OEA y Angélica Cárdenas en la CIDH durante 2018.

Este es el relato de Sofía Andrade:

“La pasantía en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos la realicé en la sección de casos, trabajando en el análisis de expedientes, elaborando dos informes de fondo, lo cual me permitió colaborar y ayudar, junto al equipo de abogados y abogadas de la sección, de forma técnica, a las personas que se encuentran detrás de las peticiones de cada caso. Antes de su término, bajo la aprobación de mis supervisores y de la OEA, tuve la oportunidad de extender la pasantía en la Comisión, por dos semanas, para así terminar con el segundo informe, durando en total 4 meses contados desde el 18 de enero al 18 de mayo, del presente año”.

“Además de lo anterior, aceptada mi postulación por el equipo técnico, quedé seleccionada para cumplir el rol de Jueza en el Inter-American Human Rights Moot Court Competition 2018, organizado por la American University. Dicha participación, me permitió acceder a una beca completa en uno de los cursos de la Academia de Derechos Humanos y Derecho Humanitario, de la misma cada de estudios, en particular en el curso sobre Inter-American  System of Human Rights, impartido por Santiago Cantón y Claudio Grossman”.

“Gracias a la preparación y el apoyo de la Universidad Diego Portales, la oportunidad de realizar la pasantía, el ser jueza en el Moot Court y realizar el curso en la American University, me permitieron aprender de las visiones jurídicas y culturales que tienen distintos y distintas profesionales de los países partícipes, además de desarrollarme como profesional, ampliar la mirada sobre lo que ocurre alrededor del mundo y tener mayor claridad sobre cómo aportar para generar un cambio en la sociedad”.

Macarena Contreras escribió esto:

“En mi caso decidí hacer la pasantía de la sesión de verano que se lleva a cabo desde el 7 de junio al 17 de agosto, pese a que es menos extensa, tome dicha decisión para poder colaborar como ayudante durante los cinco meses de preparación de los estudiantes que participaron este año en el Moot Court, Fernanda (Morales) y Víctor (Machuca). Así, viaje junto a ellos el 18 de agosto para, posteriormente, quedarme en Washington y realizar la tan anhelada pasantía”.

“La labor que realizo se desarrolla dentro de la Relatoría DESCA (Relatoría de Derechos Económicos, Sociales Culturales y Ambientales). En mi caso, soy la primera pasante que recibe la Relatoría, la cual es dirigida por Soledad Gracía, designada como relatora especial”.

“La labor que en estos momentos desarrollo refiere a la creación de informes de seguimientos al cumplimiento de tratados (Protocolo Adicional de San Salvador) y del nuevo informe temático de Empresas y Derechos Humanos, entre otros. El trabajo que me ha sido asignado nunca lo he realizado antes, pese a que siempre me he desenvuelto en temas de derechos humanos, pues en Chile trabajo en el Programa de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Sin embargo, si siento la confianza suficiente para realizar la labor pues fui ayudante de la Doctora y profesora de la Facultad Judith Schönsteiner en la investigación Fondecyt que refiere al mismo tema (empresas y derechos humanos) y participé en el Mout Court de la American University el año 2016, donde el tema del concurso ese año fue Empresas y Derechos Humanos“.

“En lo personal, considero que realizar la pasantía es cumplir un sueño. Realmente creo que es una experiencia sumamente enriquecedora, que me permitirá crecer personalmente, académicamente y profesionalmente. Es por ello que estoy sumamente agradecida de la Universidad, por la oportunidad de poder representarla de nuevo y también por toda la ayuda que me han dado en la formación académica, en el proceso de postulación y en el aspecto personal. Pero por sobre todo, por la posibilidad de trabajar en el área de derechos humanos, que me parece la forma más directa y concreta de poder promover y ayudar a la protección de los derechos humanos de toda America”.

Angélica Cárdenas también escribió su experiencia en la CIDH:

“Ser pasante de la Corte Interamericana es la mejor experiencia para cualquier persona que quiera dedicarse a los Derechos Humanos. Tu trabajo allí es fundamental, es una carga jurídica importante que finalmente se traduce en una cantidad de conocimientos sobre el sistema interamericano que en ningún otro lugar podrás encontrar”

“Además, ser parte de la historia de reparación y justicia para las víctimas, estar presente y colaborar en las audiencias, elaborar escritos que son esenciales, resoluciones y proyectos de sentencias, ser parte de un equipo increíble de personas de muchos países distintos, es algo que marca tu carrera. Al ser pasante de la CorteIDH asumes una responsabilidad que te involucra completamente en los casos, porque tu trabajo allí pasa a ser realmente fundamental. Es una experiencia extraordinaria, quedan invitadas e invitados a postular!”.

X