La Segunda | Baleo de carabinero contra conductor de Uber abre debate entre penalistas por uso de fuerza letal – Cristián Riego

El fiscal adjunto de Pudahuel, Manuel Urzúa, pedirá esta tarde la formalización de Rodolfo Muñoz Donoso (21) por atentado contra la autoridad y lesiones leves. Así seguirá su camino en la justicia la pugna que ese conductor de Uber sostuvo anoche con un carabinero en el aeropuerto de Santiago y que le costó una bala en el hombro y otra en el brazo. Antes Muñoz Donoso, sin antecedentes policiales previos, había sido multado por el policía y cuando pretendía irse sin permiso (así se aprecia en un video que él grabó) el uniformado le disparó por el parabrisas.

Esta mañana Carabineros indicó que “el funcionario (que efectuó los disparos) continúa en sus labores, sin embargo se realizará una investigación que permita aclarar cómo ocurrieron los hechos”. El nombre del policía no fue informado. En conversación con Biobío, el jefe de comunicaciones sociales de Carabineros, el mayor Diego Rojas, defendió la actuación del policía porque “tomó una decisión con los elementos que había. No salimos a la calle como «Harry El Sucio». El carabinero hizo lo que podía”.

El mayor respondió a quienes, por redes sociales, sugerían que podría haber apuntado a los neumáticos del auto. “En la única parte donde los neumáticos explotan es en las películas. En la vida real un disparo puede rebotar hacia el policía o salir en cualquier dirección rumbo a un tercero. Está en juego la capacidad de hacer un disparo controlado”, dijo. En tanto, la plataforma móvil dijo en un comunicado que “la violencia de las imágenes del incidente (…) parecen desmedidas y contrastan con la manera en que Uber se ha incorporado al día a día en Santiago y en Chile. Nos oponemos totalmente a cualquier forma de violencia”.

De todos modos la decisión de disparar le merece dudas a la profesora Derecho de la UC María Elena Santibáñez. “El conductor realiza una agresión ilegítima, porque tira el auto encima. Pero en el carabinero falta la necesidad racional del medio que empleó para repelerlo. Podría haber reaccionado disparando al aire o a otra parte del auto. Si la detención fuera por un ilícito grave, las medidas de fuerza permitidas son mayores, pero acá sería más bien por algo reglamentario”, explica.

“Dispararle a una persona a través del parabrisas no es algo correcto. El carabinero tiene a su favor que le tiraron el auto encima. El podría alegar legítima defensa, pero es incompleta, porque no emplea un medio racional para hacerlo. Disparar a ese nivel tiene el riesgo que la persona resulte muerta. Se supone que el carabinero tiene conocimiento de uso de armas de fuego. Aquí hay un exceso del policía”, insiste Santibáñez.

En cambio, el profesor de la UDP Cristián Riego defiende la actuación del policía. “La conducta del chofer es completamente aberrante. Para ver si el carabinero actuó legalmente hay que ver si el medio utilizado era racionalmente necesario y aquí parece que lo era en cuanto no se ve otro disponible, aunque no tenemos toda la información”, dice Riego y añade que el único elemento que podría cambiar esta situación “es si estaba poniendo en grave riesgo a terceros”.

En tanto, el gerente de políticas públicas del Automóvil Club de Chile, Alberto Escobar, advierte: “Esto es como muchas cosas en Chile. Una situación que está naturalizada pero prohibida. Muchísima gente va al aeropuerto todos los días usando ese servicio y todavía no existe una regulación”. Escobar rechaza que sea aceptable que alguien pretenda llevar por cuenta propia su auto a un corral cuando lo han multado, que es la argumentación que circulaba para explicar porqué el conductor herido se quería ir. “Seria como que a un detenido por un robo le dijera al policía que él se entregará solo”, dice.

X