Académicos defienden tesis relativas a acoso sexual y protesta social

Ambos defendieron con éxito sus tesis relativas a acoso sexual y protesta social.

 La Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales cuenta con dos nuevos doctores en Derecho en su cuerpo docente regular. Se trata de los académicos Lidia Casas y Domingo Lovera, quienes recientemente defendieron con éxito sus tesis doctorales en universidades de Canadá, relativas al acoso sexual en el ámbito laboral, y al derecho a la protesta social y sus significados constitucionales, respectivamente. Ambos se desempeñan como profesores de jornada completa e investigadores de la Facultad de Derecho UDP,  y son egresados de la misma.

El pasado 12 de abril, Lidia Casas defendió su tesis doctoral titulada: The Legal Effectiveness of Sexual Harassment Law in Chile: from Theory to Practice (“La efectividad de la ley de acoso sexual en Chile. De la teoría a la práctica”), en la  University of Ottawa, Canadá. El Tribunal examinador estuvo compuesto por profesoras de la University of Ottawa; una de Faculté de science politique et de droit Département de sciences juridiques de la Université de Québec à Montréal, UQAM y una de la Facultad de Derecho Universidad Torcuato di Tella, Argentina. La investigación de Casas no solo fue aprobada, sino  nominada a un premio y a ser publicada.

La tesis examina el marco teórico que subyace a la legislación chilena sobre el acoso sexual en el ámbito laboral, en particular para determinar si la legislación ha tenido éxito en revelar y hacer frente a la injusticia y la desigualdad de género involucrados en estas conductas.  El estudio además revisa si la legislación aprobada en 2005 cumple con su objetivo, cual es proteger a las víctimas y repararlas del daño, que se sancione a aquellos que perpetran acoso sexual, y que la legislación promueva un clima y relaciones laborales adecuadas.

Se empleó una combinación de métodos de investigación, en particular, un enfoque propio de la investigación jurídica, examinando el marco regulatorio en Chile, la jurisprudencia administrativa y de los tribunales ordinarios respecto de aquellas personas afectadas por el acoso y aquellos sindicados como perpetradores, antes y después de la promulgación de la legislación de marzo de 2005 hasta octubre de 2014. Adicionalmente se procesaron datos de preguntas formuladas especialmente para esta tesis relativas a acoso sexual  de una encuesta de representación nacional de hogares realizada en 2011 por el Proyecto Araucaria con más de 3 mil trabajadores (“Investigación, Políticas y Prácticas con respecto al trabajo Problemas relacionados con la Salud Mental en Chile: una Perspectiva de Género”).  También se incluyeron entrevistas con informantes clave y grupos focales con trabajadoras sindicalizadas en tres ciudades del país.

“El trabajo  concluye en primer lugar que el anclaje teórico sobre los dos paradigmas normativos en competencia, que la ley proteja la dignidad personal versus la igualdad, es una discusión abstracta que no se refleja en las prácticas de los actores del sistema de justicia, y en  segundo que la efectividad de la ley requiere un contexto de arquitectura socio-político y legal que facilite el ejercicio de derechos. Por último, un análisis legal se limita cuando solo se considera el uso formal de los recursos procesales, pues es crucial examinar las prácticas de las personas que buscan avanzar en la protección de sus derechos”, afirma la académica experta en temas de género y justicia.

Lidia Casas Becerra es  Licenciada en Ciencias Jurídicas y Sociales  por la  Universidad Diego Portales y abogada.  Máster  por la Universidad de Toronto, Canadá,  y Doctora en Derecho por la Universidad de Ottawa. Sus temas de especialidad son: Derecho y  género, aborto, acoso sexual en el trabajo, derechos sexuales y reproductivos, violencia contra de la mujer.

Derecho a la protesta social

El profesor Domingo Lovera, en tanto, defendió la  tesis: The right to social Protests: negotiating constitutional meanings (“El derecho a la protesta social: negociando significados constitucionales”), el pasado 7 de junio en la Osgoode Hall Law School, ciudad de Toronto. El comité examinador estuvo compuesto por su supervisor, Allan C. Hutchinson, las profesoras Sonia Lawrence y Leslie Wood y los profesores Adam Dodek y Daniel Drache.

En cuanto al trabajo del académico, éste indaga en las relaciones entre las constituciones y la protesta social, a partir de lo que se advierten dos tipos de relaciones. Las constituciones – una constitución tipo occidental – suelen relacionarse con la protesta social, en un primer sentido, al proteger el recurso a instancias de participación que, como la protesta, operan fuera de los canales institucionales. Para poder justificar y comprender esta protección, resulta crucial una (re)lectura democrática de libertades como la de expresión y reunión, así como de derechos a la privacidad y el acceso a los espacios urbanos. “Las constituciones se relacionan con la protesta, además, en un segundo sentido”, explica el profesor: “Cuando las constituciones mismas son objeto de disputa por parte de la ciudadanía. En este entendido, la protesta social opera como una herramienta que permite avanzar lecturas populares de la constitución, contribuyendo, de este modo, a ajustar – no sin tensiones propias de las luchas de poder – la comprensión constitucional con las demandas ciudadanas”, añade.

Domingo Lovera Parmo es Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales por la  Universidad Diego Portales. Máster en Derecho por la  Universidad de Columbia, Estados Unidos; y Doctor en Derecho por Osgoode Hall Law School, Toronto, Canadá. Sus temas de especialidad son el derecho constitucional, la libertad de expresión  y el derecho a la protesta. Lovera es además representante de los académicos jornada ante el Consejo Académico de la Universidad Diego Portales.

X