Directora Nacional del SENAME debatió sobre justicia penal juvenil

Solange Huerta expuso las principales falencias del sistema y delineó los focos de su jefatura con académicos y organizaciones.

senameEn el marco de los cuestionamientos surgidos sobre la gestión del Servicio Nacional de Menores (Sename) y el Ministerio de Justicia en materia de protección juvenil, se realizó el coloquio “El uso de la internación como respuesta estatal a la delincuencia juvenil: problemas y desafíos, organizado por el Programa de Reformas Procesales y Litigación de la Universidad Diego Portales. El encuentro contó con las exposiciones de la Directora Nacional del organismo, Solange Huerta, y de la profesora de Derecho UDP, Alejandra Mera.

Durante su intervención, Huerta dio a conocer los lineamientos generales de la revisión que ha realizado -a tan solo cuatro meses de asumir el cargo- de la actual situación del sistema de justicia penal juvenil, el que señala “sigue manteniendo los mismos problemas que cuando se implementó la Ley de Responsabilidad Penal Adolescente en 2008. Ha habido avances, pero han sido lentos. La ley incumple los propios propósitos que declara en sus principios”, señaló.

Para fundamentar lo anterior, la autoridad pública ahondó en las principales situaciones que ha visto desde que asumió la dirección de la institución, destacando el envejecimiento de la población penal juvenil. Es así como los mayores de 18 años que han vuelto desde el sistema penal adulto a cumplir condenas por delitos que cometieron siendo menores de edad, dijo, superan al número de menores en los Centros de Régimen Cerrado. Por otro lado, agregó, existe una sobrepoblación en Centros de Internación Provisoria y agresividad de la población penal juvenil hacia los educadores de trato directo. Los centros semi-cerrados reemplazan al arresto domiciliario del régimen adulto, precisó.

Para la abogada y académica UDP de la Facultad de Derecho, Alejandra Mera, estos son problemas serios. “La privación de libertad -recurso muy costoso y de incapacitación, del cual no se han podido garantizar las condiciones de dignidad mínima y que provoca altas tasas de reincidencia- debería ser el último recurso, pero en la realidad no es así”, indicó. Mera realizó además un análisis general del sistema penal juvenil, afirmando que “debemos avanzar en una especialización no solo orgánica, porque no tenemos una corte juvenil, sino también en términos de consenso entre los actores, para llegar a un proceso penal más adecuado para los adolescentes, teniendo en cuenta el contexto de cada uno de ellos”.

 

X