Grupos técnicos convocados para la reforma a Carabineros coinciden en la creación de un ministerio de seguridad

Mauricio Duce – El Mercurio

Ambas instancias, impulsadas por el Ejecutivo y el Senado, proponen cambiar la gobernanza para el resguardo del orden público, la prevención del delito y el control de las policías, creando una nueva cartera.

En dos instancias paralelas, distintas autoridades del Poder Ejecutivo y Legislativo plantean que llegó el momento de dividir el actual Ministerio del Interior y Seguridad Pública en dos carteras, de tal modo de repartir las funciones que hoy recaen en esa Secretaría de Estado, a cargo de la coordinación política y de los temas de seguridad. Por una parte está el Consejo para la Reforma de Carabineros, impulsado desde el 9 de diciembre por el Ministerio del Interior, como una recomendación que hizo Human Rights Watch en su informe sobre violaciones de derechos humanos en el período de crisis. Y por otro lado, el 26 de noviembre del año pasado, la comisión de Seguridad del Senado creó la comisión de Reforma de Carabineros, presidida por el senador Felipe Harboe y compuesta por autoridades, académicos y expertos en materia de seguridad y policías, con el objetivo de entregar una propuesta concreta de reforma estructural para la policía uniformada.

El documento, con 23 propuestas, fue entregado ayer al Presidente Sebastián Piñera, a los presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados y al presidente de la Corte Suprema. La propuesta del Ejecutivo En un documento de 50 páginas, al que accedió “El Mercurio”, los 15 integrantes del Consejo para la Reforma de Carabineros y su presidente, el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, plantean, en el ítem 3, que “pareciera relevante generar una nueva institucionalidad que tenga a su cargo la seguridad pública, dejando en el actual Ministerio del Interior el rol de coordinación política e institucional, dando paso a un ministerio de seguridad pública, que se organice como el ente rector del Ejecutivo en la dirección de la seguridad y en la conducción y control de las instituciones policiales”. Se profundiza, además, en que “esta nueva institucionalidad sería el ente gubernamental encargado de la seguridad pública, velando por la mantención del orden público, así como de la prevención y el control del delito y la violencia (…)”, y que de esta Secretaría de Estado dependerían las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública, o sea Carabineros y la Policía de Investigaciones.

En el 4 del documento se hace mención al orden público. Al respecto, se propone la revisión de la evidencia generada en la experiencia internacional, la que plantea que “una estrategia efectiva para la gestión del orden público debe alejarse de las ideas tradicionales de control de masas indiferenciado y propender a dar un trato diferenciado a los distintos colectivos participantes de todo tipo de reuniones públicas masivas”.

Fuentes al interior del Consejo comentan que esta propuesta ya fue planteada al Presidente Piñera por el ministro Blumel, en una reunión en la que no participaron ni el ministro de la Segpres, Felipe Ward, ni la ministra de la Segegob, Karla Rubilar (las funciones de ambas carteras serían absorbidas por Interior), antes de evacuar el informe final que será entregado hoy, pero que el mandatario no la vería con buenos ojos por el complejo momento que enfrenta particularmente Carabineros y porque estamos ad portas de un eventual cambio a la Constitución.

Continuar leyendo en El Mercurio

X